Archivo

Posts Tagged ‘Filemón’

El antihéroe Mortadelo

Mortadelo acostumbra a estar mejor quieto y callado. Como tantas otras personas que conozco y que, por suerte para ellos, no se llaman Mortadelo. Debe ser algo de ese nombre lo que le hace entrañable, impidiendo que sus constantes meteduras de pata no dejen de hacerte sonreír. Era pequeño y Mortadelo me despertaba esa simpatía que más tarde lo harían todo tipo de antihéroes. Nunca lo consideré como tal, pero seguramente sea el primero de esa especie que me cayó en gracia.

Siempre cumpliendo las órdenes más estúpidas, ejecutándolas de forma más imbécil si cabe. Un tonto cumpliendo órdenes, o algo así, como muchos más hay. Y Mortadelo molaba por eso: porque siempre hacía caso, aunque a su manera. Es la forma más auténtica de desafiar a la autoridad (necesario aprenderlo cuanto antes mejor), cumpliéndola pero haciendo que el propio poder se acabe sintiendo estúpido. Volver al poder inútil era la mejor cualidad de un Mortadelo que ni siquiera la buscaba. Porque a él las cosas le pasaban. Vale, sí, metía la gamba, pero no lo hacía aposta. Hay que saber perdonar, hombre. Y vaya con Ibáñez, que perdonaba más que la Iglesia. No había nada más incomprensible que ver cómo al Filemón enrojecido se le aumentaba el tamaño de letra de su globo y, al capítulo siguiente, tan felices que volvían a sus cosas.

Filemón, un pelín enfadadoTranqui, Filemón, si no es pa tanto

Yo era incapaz de entender como Zriki Svargla & Sule Globus (perdón, pero es que, con familia en Novi Sad, yo lo leía en serbocroata) podían ser historias independientes. De hecho, supongo que no sabría lo que eso querría decir. De otro modo, hubiera entendido que por muchos palos que se llevaran, por muchas peleas que tuvieran, por mucho que Ofelia acabara hecha un cristo, todo volvía a empezar como si nada. Como si Ibáñez fuese un amnésico o un Memento cualquiera. El cómic me comía toda sensación de la continuidad en el tiempo. Un trauma del que necesité años para recuperarme. Sobre todo, porque veía a Son Goku crecer, pelearse con Célula y no estar como si nada al día siguiente, viajar a un lugar en el que seguía estando en el capítulo posterior. Y, especialmente, porque llegué a creer que no importara lo mal que lo hiciese en mi futuro trabajo, porque seguiría allí al próximo capítulo. Después de inventarme la décima noticia en el quinto periódico por el que pasaba mi licenciatura inacabada, entendí que toda la culpa era de Mortadelo. Cómo engañaba el muy cabrón.

Anuncios
Categorías:Cómic Etiquetas: , ,