Archivo

Posts Tagged ‘bigote’

Todos los turcos tienen bigote

Tantas veces se lo he escuchado a mi padre, que empecé a pensar que era verdad. Siempre que en televisión aparece un turco que lleva bigote, mi padre repite siempre la misma frase. Lógicamente, no la va a decir cuando sale un turco bien afeitado…

Yo, friki de lo mío, siempre empiezo a pensar en jugadores de baloncesto que lluzcan bigote. Tengo repasada mentalmente toda la selección de Turquía del último Eurobasket de Polonia. Y nada. Los que tenían bigote respondían a una especie de pseudobarba o perilla que, por propia definición, contenía un mostacho. Pero bigote, bigote, como nos ha enseñado Aznar toda la vida, no.

Entonces recordé al padre de la actual Turquía (bueno, o cada vez menos padre o cada vez más diferente actual Turquía), para concluir si su representación hacía extensible el bello facial a todo el pueblo. Y sí. Algunos de los retratos más comunes de Mustafa Kemal Ataturk le pintan con bigote. Debe ser eso. Que el líder marcó tendencia. Porque no creo que hubiera muchos turcos por España hace 35 años.

El tercer estadio de mi constatación me llevó a los miles de programas que pueblan las parrillas españolas sobre viajes o historietas varias desde el extranjero. Desde el precursor Afers exteriors de Mikimoto, el Dutifrí de Javier Sardá, Españoles en el Mundo, Madrileños por el Mundo, Castellanomanchegos por el Mundo, Callejeros viajeros… Intenté mirar los reportajes ambientados en Turquía, básicamente en Bizan… digo Constanti… O sea, Estambul, vaya. Y tampoco es que se vieran muchos bigotes en los segundos planos de Sardá o Mikimoto. Lo que sí que vi era que todos los programas se parecían sospechosamente, hasta el punto de transmitir, la mayor parte de ellos, la misma visión. Como si programas de supuesta obertura al mundo, de mentes amplias, fuesen los mayores reproductores de tópicos.

El Llongueras de Latre puede ser un ejemplo.

Por último, me di un paseo por los kebabs de mi ciudad. Ni un solo mostacho. Aquello ya tenía mala pinta.

Llegué a concluir que igual era mentira eso de que todos los turcos tienen bigote. Pero tampoco llegué mucho más lejos de ahí. Me apetecía afirmar que el bigote está demodé, sobre todo porque no tenía muy claro cuántas veces podría utilizar la palabra demodé en vi vida (y las oportunidades no se dejan escapar), pero entonces me acordé de Aznar. Me supo mal, pero no podía faltar a la verdad.

Categorías:Uncategorized Etiquetas: , ,