Archivo

Posts Tagged ‘arte’

¿Es el ganchillo de mi madre arte o artesanía?

La de horas que la veía ahí sentada en su butaca, fortaleciendo sus brazos al mover esas interminables agujas o aguzando su vista para contar esos minúsculos puntos. Ahora hace una época que ya no le dedica tanto tiempo, el que he necesitado yo para plantearme el debate artístico sobre su obra. Nunca pensé que eso pudiera ser más que una manera de llenar la casa de trapitos. La perspectiva, los cuadros de punto de cruz adorados por cada visitante y, por qué no, la consideración que se hace de arte sobre cualquier cosa, me llevan a intentar reconsiderar mi posición sobre los trapitos.

Empiezo por el resultado. Valorar lo artístico exclusivamente por la estación final del proceso permite deshacerse de prejuicios acerca del autor, de cómo lleva a término su proceso artístico y demás. Pero el resultado no pone todas las cartas encima de la mesa. Podría resultar arte, pero ser una copia. En ese caso, ¿sería o no arte?

Así que sigo por el proceso, aunque abandono pronto este punto. La canción del que compone chutado es arte porque su proceso creativo es molón. En cambio, el pintor que se levanta a las 7 de la mañana y pinta hasta la hora de comer, da de comer a sus hijos, y luego vuelve a coger el pincel hasta las 5, es funcionarial y, por lo tanto, no susceptible de ser considerado como arte. Juzgar por el proceso tiene graves peligros, así que lo dejo.

Ganchillo, punto de cruz, calceta, le da lo mismo...

Lo último es probar con la idea, con la chispa primigenia que desencadena el proceso que conducirá hasta el resultado final. Corre el peligro de olvidar la calidad durante y al final del acto. Pero, partiendo de ahí, dando por hecho que todo aquello que se precie de ser arte será bello como mínimo para algunos ojos, el factor diferencial está al inicio. Es bella la canción, sí, que nació de una tarde lluviosa (siempre llueve); es bello el cuadro, que nació de un paisaje costero.

Y también es bella la colcha de ganchillo (o eso dicen todos los que la ven), pero salió de una revista. Se reprodujo fielmente en todas y cada una de las puntadas los patrones que la revista dictaba que se debían seguir para que la colcha tuviese aquella forma y medida. Es la copia, la coerción de lo novedoso y lo original, lo que puede establecer si arte o artesanía. No deja de ser una injusta línea que deja millones de obras fuera de lo artístico. Pero más injusto todavía sería encuadrar todo lo bello en el arte.

El ganchillo de mi madre es artesanía. El punto de cruz también. Y son bonitos. O eso dice la gente. Hay tantas cosas bonitas… Sólo se me ocurre tener en más estima a partir de ahora la artesanía. Con todo lo bello que agrupa, no es para menos.